Por

octubre 11, 2023

¿Qué haces cuando el anhelo que lograste materializar de pronto se esfuma? Lo conviertes en poesía porque “escribir también es un acto de venganza”. Al menos eso fue lo que hizo Sisi Rodríguez, quien junto con Ata Espinosa, presentaron en la CCC un adelanto de Poesía y desempleo II, obra que construyeron en conjunto.

La también autora de Prositas de amor contra el SAT, publicado por Ícaro, en Guerrero, cuenta que fue a partir de su despedida del “trabajo soñado”, donde se desempeñaba como editora de una revista impresa, que decide comenzar a escribir poemas en los que refleja su reflexión sobre cómo los recursos económicos también ayudan a realizar arte. Pero escribir una obra literaria, de cualquier género, conlleva la responsabilidad de saber qué prescindir o añadir en el momento oportuno, por lo que cuando Sisi llevó a trabajar su propuesta de la mano de Sergio Ernesto Ríos, editor de Grafógrafxs, se dio cuenta de que en realidad en su manuscrito había dos propuestas: Poesía morosa: prositas de amor contra el SAT y Poesía y desempleo, una serie de ensayos sobre dicha experiencia.

Ahora, junto con Ata Espinosa, quien incorpora una reflexión sobre cómo se escribe con algún propósito, aunque esta no siempre sea una tarea tan fácil, nace Poesía y desempleo II: más poesía y más desempleo, y la CCC fue el primer lugar en donde los autores pudieron dar un adelanto de este libro que verá la luz en 2024 bajo la edición de Cáspita.

Ata, por su parte, comentó que su trabajo como escritor está altamente influenciado por su inclinación a la música, y no debido a sus gustos personales, sino por su interés en cómo esta se convierte en una influencia que determina, es decir, una reflexión en torno a los sonidos y a la incidencia de la música en nuestras vidas.

Los autores conversaron un poco de su experiencia de vida como escritores, en la que llegaron al punto en común sobre cómo es que, para dedicarse al arte, proviniendo de una clase baja o media, siempre es necesario dedicarse a conseguir recursos económicos por otras vías, desde dar clases hasta tener un empleo fijo en, quizá, el sector salud, pero siempre con el propósito de poder pagar cuentas que, en el caso de la poesía, esta por sí sola difícilmente podría costear.

“Los escritores ricos, lo mínimo que pueden hacer es ilustrarse, leer y escribir bien. Pero, la verdad es que es muy difícil leer y escribir sin recursos”, concluyeron entre risas, invitando a los asistentes a poder conversar sobre la diferencia entre la industria editorial y el campo literario, que es donde ellos mismos se sitúan.

Categoría

Uncategorized

Compartir
  • Facebook
  • Twitter
  • Copiar link

Categoría

Uncategorized

Compartir
  • Facebook
  • Twitter
  • Copiar link

Sobre lx autorx

Relacionados

Cuando la ternura es cuir

Por Daf Martínez

junio 21, 2023

Ernesto Martínez en vivo

Por Ernesto Martínez

abril 22, 2023

Norcorea en México

Por Dafne Martínez

febrero 16, 2023